Cyclowood en la Haute Route Pyrenees 2014

La Reina de la montaña

Después de probar con éxito el modelo Cyclowood de bicicleta de montaña en el exigente terreno de la Titan Desert, le tocaba el turno a su “hermana” de carretera. El escenario elegido, los Pirineos. Puertos, curvas, bajadas, carreteras bacheadas, Tourmalet, Aubisque, Marie Blanque, Aspet… Nombres míticos del Tour con los que disfrutar durante una semana. La Haute Route Pyrenees, con sus 790 kilómetros en siete etapas, 21 ascensiones y 20.000 metros de desnivel positivo fueron una prueba de fuego para los 200 ciclistas participantes y sus máquinas.

Como ocurrió en el desierto, la Cyclowood se comportó a pura satisfacción y a pleno rendimiento. La primera duda se resolvió enseguida. ¿Sería una bicicleta pesada en las grandes ascensiones frente al carbono o al aluminio de última generación? Los propios ciclistas despejaron el panorama. Antes de salir, la mayoría de ellos levantó a pulso la Cyclowood y, con sorpresa, comprobaron que apenas unos gramos de diferencia la separaban de los modelos “peso pluma”. Así que a la hora de subir y tirar de la bicicleta en las rampas al 12% del Tourmalet, la madera fue tan manejable como las demás. Si no se ascendió más rápido fue culpa del ciclista y no de la bicicleta.

El otro gran test eran las bajadas. En los puertos pirenaicos, los valles son profundos y las bajadas largas. ¿Vibraría en exceso la Cyclowood? ¿Aguantaría el estrés de los descensos más exigentes, con 20 y 30 kms a derecha e izquierda y a alta velocidad? ¿Haría cosas “raras”
en las curvas un cuadro de madera o tendría la nobleza del carbono? Nada de eso. La bicicleta, aún en las bajadas más reviradas, maniobra con la misma eficiencia que las demás bicicletas y se conduce exactamente igual, sin movimientos extraños ni flexiones que obliguen a tomar precauciones más allá de la mera prudencia. El tacto es suave y silencioso y al ciclista le llega una “lectura” perfecta del terreno a través del cuadro.

Podría incluso decirse que al final de las etapas o en los enlaces entre un puerto y otro, cuando llega el llano y las carreteras tienen un firme más irregular, cuando aparece la fatiga tras el paso de los kilómetros, el ciclista de la bicicleta de madera tiene una ventaja sobre los demás:
la comodidad. La Cyclowood absorbe mejor y, por tanto, el ciclista llega más descansado de brazos, hombros y espalda, frente a la rigidez de sus “colegas”. Eso la convierte en una aliada imbatible en las marchas cicloturistas de larga duración, cuando el ciclista aficionado necesita confort en la última parte de la prueba por encima de otras prestaciones.

Capítulo aparte merece la estética. Como ocurrió en Marruecos con el modelo de montaña, la Cyclowood de carretera fue la reina de los Pirineos. Todo el mundo la quiso tocar, pesar y hacer fotos. Hubo quién pensó que bajo la apariencia maderera habría carbono o aluminio y se sorprendió cuando tras el “toc-toc” de los nudillos sobre el tubo horizontal, el cuadro sonó a lo que tenía que sonar: a madera.

Cualquiera que haya soportado las subidas más exigentes a lo largo de una semana, estaría deseando bajarse de la bicicleta y no volver a subirse en varios días. Con la Cyclowood ocurre lo contrario. El deseo es que llegue el próximo puerto.

ROBERTO PALOMAR
Redactor jefe de MARCA
Fisnisher Haute Route Pyrenees 2014

Cyclowood en el mundial de ciclismo

El mundial de ciclismo se celebrá este año en Ponferrada del 21 al 28 de septiembre y Cyclowood estará presente.

puedes visitar nuestro stand en la zona de llegada, donde podras ver y probar nuestras bicicletas, así como resolver todas las dudas que te puedan surgir.

Nos vemos en ponferrada.

Más informacion en www.mundialciclismoponferrada.com